Cómo el arte del tatuaje ha dado color a la historia del mundo (segunda parte)

Por Andrew Tarantola

 

Herramientas rudimentarias

Los primeros métodos de tatuaje involucraban cortar o pinchar la piel y frotar ceniza en la herida (a fin de que el pigmento pasara de la epidermis hasta la dermis). Los primeros tatuajes eran aplicados con una herramienta que esencialmente consistía en un palo largo con una punta afilada en uno de los extremos, un método utilizado desde, al menos, el 3000 a. C., como lo descubrió el arqueólogo W. M. F. Petrie en un sitio de excavación en Abidos, Egipto. El instrumento que encontró era un juego de agujas aplanadas que estaban amarradas juntas al final de una vara, las cuales creaban un patrón punteado al utilizarse.

De hecho, el tatuaje era algo muy común entre las mujeres de la corte del faraón. Como Fletcher comentó para la revista Smithsonian:

Existen evidencias de que las mujeres llevaban tatuajes en sus cuerpos y extremidades en estatuillas del 4000-3500 a. C. y en figuras femeninas ocasionalmente representadas en escenas de tumbas del 1200 a. C. y en figurillas del 1300 a. C., todas con tatuajes en sus muslos. También fueron descubiertos pequeños utensilios de bronce identificados como herramientas para tatuar en el sitio del pueblo de Gurob, al norte de Egipto, del 1450 a. C., y también se encuentran las momias de tres mujeres con tatuajes datadas del 2000 a. C., y varios ejemplos posteriores de momias con estas marcas permanentes encontradas en los entierros grecorromanos en Akhmin.

La página web Tour Egypt proporciona ejemplos adicionales:

Entre las momias mejor preservadas se encuentra la de una mujer de Tebas de la dinastía XI (2160-1994 a. C.), cuya tumba la identifica como Amunet, sacerdotisa de Hator. Algunas veces descrita como la concubina de Mentuhotep II, los patrones de tatuaje permanecen claramente visibles en su piel. No hay diseños de amuletos en Amunet; en cambio lucía líneas paralelas en sus brazos y muslos y un patrón elíptico bajo el ombligo en la región pélvica […] muchas otras momias femeninas de este periodo mostraban tatuajes similares, así como escarificación ornamental (cicatrización que aún es popular en ciertas regiones de África) en la parte baja de su abdomen.

El procedimiento egipcio, que involucraba diseños rúnicos, aparentemente cambió muy poco en el transcurso de 4000 años. Atestiguado por el viajero y escritor del siglo XIX, William Lane, “la operación es ejecutada con varias agujas (generalmente siete) atadas juntas: con estas, la piel es picada varias veces con el patrón deseado: un poco de humo negro (de madera o aceite) mezclado con leche del pecho de una mujer es frotado […] esto es generalmente realizado a la edad de 5 o 6 años por mujeres gitanas”.

La tribu maorí de Nueva Zelanda y las culturas polinesias son, quizás, los ejemplos mejor conocidos de prácticas antiguas de tatuaje, los cuales han sido parte vital de sus respectivas culturas por más de 2000 años.

Al igual que otras culturas milenarias del tatuaje, la tradición polinesia ha cambiado muy poco en los últimos 2000 años. La herramienta tradicional, conocida como au es construida con colmillos de jabalí afilados y atados con una porción de caparazón de tortuga y prendidos a una manija de madera. Después de sumergir los colmillos en la tinta, el artista tatuador golpeará la parte posterior del caparazón de tortuga con un martillo, conduciendo los colmillos hacia la piel de la persona. De esa manera los hombres, especialmente los miembros de alto rango de la sociedad, son tatuados desde la mitad del torso hasta la rodilla, y cada sesión puede durar desde el amanecer hasta el anochecer, tardando posiblemente todo un año para curarse por completo, por lo que se requerirá lavar con frecuencia la piel con agua salada para remover impurezas. El proceso es muy doloroso e implica infecciones potencialmente letales.

La propagación al occidente

La palabra en inglés tattoo deriva de la palabra tahitiana tatau, y fue introducida al inglés por el capitán James Cook tras regresar de sus viajes por el Pacífico sur a mediados del siglo XVIII. En su bitácora de viaje, Cook explica:

Ambos sexos pintan sus cuerpos, tattow, como lo llaman en su idioma. Esto se hace incrustando el color negro bajo su piel, de manera que sea indeleble. Ahora proseguiré a describir este proceso del tattowing; como esta operación es tan dolorosa, especialmente el tattowing de sus posaderas, solo se lleva a cabo una vez en sus vidas.

No solo la expedición de Cook presenció este procedimiento, muchos de sus hombres —incluyendo su aristocrático oficial científico y botanista de la expedición, Sir Joseph Banks— regresaron a Inglaterra con las marcas. Esto dio inicio a la popular asociación de marineros y tatuajes (piensa en Popeye) y ayudó a difundir la práctica alrededor del mundo. De hecho, para el siglo XIX muchos de los aristócratas europeos portaban tatuajes, incluyendo el rey inglés Edward VII y George V, el rey Frederick IX de Dinamarca, el káiser Wilhem II, e incluso el zar Nicholas II de Rusia.

La práctica se volvió muy popular en América a finales del siglo XVIII cuando los marineros americanos comenzaron a ser reclutados de manera rutinaria en los navíos británicos. Como Catherine McNeur de Common Place ilustra:

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, los tatuajes se usaban tanto a manera de expresión como una forma para identificar el cuerpo de un marinero si se perdía en el mar o si era reclutado por un navío británico. La mejor fuente sobre antiguos tatuajes americanos se encuentra en los papeles de protección emitidos tras un decreto del congreso en 1796 para proteger a los marinos americanos del reclutamiento. Estos proto-pasaportes catalogaban a los tatuajes entre las marcas de nacimiento, las cicatrices, la raza y la altura.

 

Empleando técnicas y herramientas sencillas, los artistas del tatuaje de la temprana república usualmente trabajaban a bordo de las naves usando cualquier cosa disponible como pigmentos, e incluso pólvora y orina. Los hombres marcaban sus brazos y manos con sus iniciales o de sus seres queridos, fechas importantes, símbolos de la vida marítima, signos de libertad, crucifijos y otros símbolos.

A pesar de que la gente podía —y aún lo hace de manera rutinaria— tatuarse usando el método tradicional polinesio, los símbolos tribales que tu cantinero lleva en el brazo eran comúnmente realizados con el método moderno: una pistola de agujas, la cual consta de una aguja esterilizada movida por un motor eléctrico. La pistola inyecta tinta aproximadamente un milímetro debajo de la piel a una velocidad de entre 50 a 3000 pinchazos por minuto y es controlada a través de un pedal como el de las máquinas de coser.

El surgimiento de las máquinas de tatuaje modernas

Las raíces de las pistolas modernas para tatuar se remontan al invento de Samuel O’Reilly de 1891: la máquina de tatuajes giratoria, el primer dispositivo patentado de su clase. Basado en una patente anterior de Thomas Edison, diseñada para realizar copias de documentos de oficina perforando el original y depositando tinta en una segunda hoja de papel debajo, este dispositivo empleaba un motor eléctrico para controlar un cigüeñal giratorio que subía y bajaba la aguja.

Las mejoras posteriores en este diseño inicial integraron una rampa empotrada que incrementaba la eficiencia de manejo. Conocidas como máquinas de tatuaje de bobina (o giratorias híbridas), estas son las pistolas de tatuaje más usadas, que, a diferencia de sus predecesoras giratorias que usaban un mecanismo físico para conducir la aguja, emplean un circuito electromagnético para hacerlo, lo que causa un menor daño en la piel.

La última revolución a la tecnología del tatuaje llegó en 2000 cuando Tattoo Carson Hill debutó con la primera máquina de tatuaje neumática del mundo. A diferencia de las máquinas eléctricas, una máquina de tatuaje neumática trabaja con base en gas, y más importante, puede ser esterilizada en una autoclave, lo que reduce drásticamente la probabilidad de infecciones post-tatuaje. Queriendo ir más lejos, la compañía Neuma introdujo en 2009 una máquina híbrida neumática-eléctrica que libera automáticamente un agente antimicrobiano cada vez que la aguja toca líquido, lo que elimina las probabilidades de que la aguja atrape un patógeno sanguíneo que pueda ser transmitido al siguiente cliente.

El renacimiento del tatuaje moderno

Estos días no solo los marineros y los rufianes se tatúan; todos, desde madres futbolistas a directores ejecutivos, abuelos y participantes de Miss América, todos llevan tatuajes. A partir de 1950 ha habido un renacimiento global del tatuaje, especialmente en las culturas de occidente. Encabezados por artistas como Lyle Tuttle (quien hizo el famoso tatuaje del corazón en el pecho izquierdo de Janis Joplin), Cliff Raven, Don Nolan, Zeke Owens, Spider Webb, y Don Ed Hardy, la reactivación del tatuaje ha sido conducida en gran parte gracias al refinamiento de la tecnología de las máquinas, así como a un acelerado cambio social y una nueva generación de personas que trata de reconectarse con su herencia cultural a través de la práctica.

El alboroto alrededor de la cultura del tatuaje alcanzó su punto más alto en los últimos años con shows como Inked, Miami Ink, y LA Ink, que han llevado el arte del tatuaje al reino de la cultura pop. Hoy en día los tatuajes son considerados parte de las artes elevadas, y cuentan con numerosas exhibiciones en galerías de arte contemporáneo e instituciones de artes visuales. Y existen toda clase de avances tecnológicos a la vuelta de la esquina.

 

Traducción: Ypunto / Servicios editoriales

Publicado originalmente en inglés el 3 de mayo de 2014 en Gizmodo: https://gizmodo.com/how-the-art-of-tattoo-has-colored-world-history-1532266381

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

editorial mexicana || mexican press

Editorial especializada en traducción literaria

princesssa

Vive y deja vivir... ama y dejate amar

E-books a medida

Textos a medida y contenidos exclusivos

A Break in the Clouds

Un blog sobre libros y películas

CNN

Últimas noticias en español de Latinoamérica, Estados Unidos y el mundo

Mi mente vuela

Informática, diseño, desarrollo web y más

negritasycursivas

libros e historia editorial

Literatos 4.0

"La vida es el arte del encuentro"

Red Mexicana de Periodistas de Ciencia

Periodistas y comunicadores de ciencia

Editorial ABN Arte Buhonero

Hacer libros es todo un arte

A %d blogueros les gusta esto: