Historia de la Alquimia: Nicolas Flamel

Un vendedor de libros que ganó una reputación más grande que su vida misma siglos después de su muerte. Si uno cree en las historias, él aún está entre nosotros.

Nicolas Flamel

Apuesto a que algunos esperaban esto desde hace mucho. Si las personas son capaces de mencionar el nombre de un alquimista, seguro se trata de él; pero descartemos una cosa desde el principio: Flamel no era un alquimista.

Él obtuvo esa reputación cientos de años después de su muerte, pero ya lo aclararemos. Queríamos dejarlo manifiesto desde el principio porque, a pesar de que es (posiblemente) el alquimista más famoso de todos los tiempos, él es quizá la persona menos relacionada a la alquimia de las que hemos hablado. Él ni siquiera era un falso alquimista, un charlatán. Básicamente no hizo nada para ganarse esta reputación, ¡pero vaya que tiene una reputación!, así que vamos a profundizar en uno de sus supuestos trabajos de alquimia (no obstante, hayan sido escrito trecientos años después de su muerte).

En primera, ¿quién fue el verdadero Flamel?

Nicolas Flamel fue un exitoso escribano y vendedor de manuscritos francés, quien probablemente nació en Pontoise, alrededor de 1330 y murió en París el 22 de marzo de 1418.

De acuerdo a los textos adjudicados a Flamel aproximadamente doscientos años después su muerte, él aprendió los secretos de la alquimia de un judío converso que iba de camino a Santiago de Compostela.

El Flamel histórico real vivió en París en los siglos XIV y XV y su vida es una de las mejores documentadas en la historia de la alquimia medieval. Atendía dos tiendas como escribano y se casó con Perenelle en 1368. Ella trajo consigo la riqueza de sus dos esposos anteriores al matrimonio, lo que permitió a la pareja católica francesa poseer varias propiedades, hacer contribuciones financieras a las iglesias e incluso comisionar esculturas. Con la edad fueron conocidos por sus riquezas y filantropía.

Flamel vivió hasta sus ochenta años, y en 1410 diseñó su propia tumba, grabada con las imágenes de Cristo, San Pedro y San Pablo, la cual se conserva en el Museo de Cluny, en París. Los registros marcan su muerte en 1418, y fue enterrado en París en el Museo de Cluny, al fondo de la nave de la antigua iglesia de Saint Jacques de la Boucherie. Su testamento, datado el 22 de noviembre de 1416, indica que él era generoso pero que no contaba con las extraordinarias capacidades alquímicas que cuenta la leyenda; no hay indicios de que el verdadero Flamel estuviera involucrado en la alquimia, la farmacia o la medicina.

No sería sino hasta varios siglos después de su muerte que obtuvo la reputación que tiene hoy en día.

Nicolas Flamel en París

Una de las casas de Flamel aún se conserva en París, en el número 51 de la calle Montmorency, y es la casa de piedra más vieja de la ciudad. En la pared hay una vieja inscripción:

A nosotros, labradores y mujeres viviendo en el portal de esta casa construida en 1407, se nos pide rezar todos los días un “Padre Nuestro” y un “Ave María” pidiéndole a Dios que su gracia perdone a los pobres pecadores que han fallecido.

La planta baja aloja actualmente a un restaurante.

Una calle parisina cerca del museo del Louvre, la rue Nicolas Flamel, fue nombrada en su honor; está intersecta con la rue Perenelle, nombrada en honor a su esposa.

Reputación póstuma como alquimista

Flamel alcanzó un estatus legendario en los círculos de la alquimia para mediados del siglo XVII, con referencias en los diarios de Isaac Newton sobre “el Caduceo, los dragones de Flammel”.

El interés en Flamel se reavivó en el siglo XIX: Víctor Hugo lo mencionó en Nuestra señora de París, Erik Satie estaba intrigado por Flamel, y Albert Pike hace referencia a Flamel en su libro Morals and Dogma of the Scottish Rite of Freemasonry.

Trabajos atribuidos a Flamel

  • Le Livre des figures hiéroglyphiques” (“El libro de las figuras hieroglíficas”), publicado por primera vez en Trois traictez de la philosophie naturelle, París, Veuve Guillemot, 1612.
  • “Le sommaire philosophique” (“El informe filosófico”), publicado por primera vez en De la transformation métallique, París, Guillaume Guillard, 1561.
  • Le Livre des laveures (El libro del lavado), manuscrito en la colección del departamento de manuscritos: BnF MS. Francés 19978.
  • Le Bréviaire de Flamel (El breviario de Flamel), manuscrito en la colección del departamento de manuscritos: BnF MS. Francés 14765.

El libro de las figuras hieroglíficas

Los relatos legendarios de la vida de Flamel están basados en los trabajos del siglo XVII, principalmente del “Livre des figures hiéroglyphiques”.

La esencia de su reputación reside en la idea de que tuvo éxito al conseguir dos de los objetivos de la alquimia: el haber hecho la Piedra Filosofal que convierte cualquier metal en oro, y que él y su esposa Perenelle consiguieron la inmortalidad a través del “Elíxir de la Vida”.

El libro es una colección de diseños supuestamente encargados por Flamel para un tímpano en el Cementerio de los Inocentes, en París, que había desaparecido mucho tiempo antes de que el trabajo fuera publicado. En la introducción, el editor describe la búsqueda de Flamel por la Piedra Filosofal. De acuerdo a esa introducción, Flamel dedicó su vida a entender el texto de un misterioso libro de 21 páginas que había comprado; alrededor de 1378 viajó a España como apoyo para una traducción, y en su camino de regreso reportó haber conocido a un sabio, quien identificó el libro de Flamel como una copia del libro de Abramelin El Mago. Con este conocimiento, Flamel y su esposa supuestamente pasaron los siguientes años decodificando suficientes partes del libro para replicar con éxito la receta de la Piedra Filosofal, por lo que lograron producir plata por primera vez en 1382, y posteriormente oro. Además, se dice que Flamel estudió algunos textos en hebreo.

Básicamente el libro dice que el tímpano estaba lleno de indicios alquímicos que aprendió al estudiar su viejo libro. Defiende (escrito en primera persona en la voz de Flamel) que es un alquimista, y describe el arco en términos de teología cristiana y del juicio final, pero también con términos herméticos.

Por ejemplo, el simbolismo cristiano que Flamel señala es ligeramente inexacto. Las posiciones de Pedro y Pablo están invertidas, los colores son incorrectos, etcétera. En el libro esto se toma como referencia a los filósofos en la tradición alquímica y a secretos ocultos. Menciona la cábala y la Piedra Filosofal (también conocida como el Huevo Filosofal), Geber, Rasis… todos los grandes están ahí, ocultos o aludidos. El arco puede ser leído como un todo, en donde se proporcionan instrucciones sobre cómo preparar la piedra.

Escribe todo un capítulo sobre por qué Pedro va de rojo y sostiene una llave; básicamente, Pedro es la piedra que tiene la llave para multiplicar el oro.

La validez de esta historia fue cuestionada por primera vez en 1761 por Etienne Villain, quien decía que la fuente de la leyenda de Flamel era P. Arnauld de la Chevalerie, el editor de Ensayo sobre las figuras hieroglíficas, quien escribió el libro bajo el seudónimo Eiranaeus Orandus. Otros escritores han defendido el legendario relato de la vida de Flamel, la cual ha sido ornamentada con historias sobre avistamientos suyos en los siglos XVII y XVIII y ampliado con trabajos ficticios desde entonces.

En la cultura popular

La idea de Flamel, el gran alquimista, ha evolucionado con los siglos y ha continuado hasta tiempos modernos. Por ejemplo, se ha dicho que se trata del octavo gran maestro del Priorato de Sion, lo que ha llevado a su mención en obras como El enigma sagrado (1982), El péndulo de Foucault (1988) de Umberto Eco, y el Código Da Vinci (2003) de Dan Brown. Otros trabajos literarios en donde figura Flamel incluyen:

  • La novela de Víctor Hugo, Nuestra señora de París (1831).
  • El poema de Michael Roberts, “Nicholas Flamel” (1930).
  • La novela de Max McCoy, Indiana Jones y la Piedra Filosofal (1995).
  • El primer libro de Harry Potter de J. K. Rowling, Harry Potter y la Piedra Filosofal (1997).
  • La saga de Michael Scott, Los secretos del inmortal Nicholas Flamel (2007).
  • Flamel también hizo su camino en el manga, la televisión y la música a través de Fullmetal Alchemist (2001), y el disco conceptual de Morgana Lefay, Grand Materia (2005).

 

Traducción: Ypunto / Servicios editoriales

 

Publicado originalmente en inglés en History of Alchemy: Nicolas Flamel http://historyofalchemy.com/list-of-alchemists/nicolas-flamel/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

ARGONÁUTICA

Editorial especializada en traducción literaria

El Rincón de mi Corazón

Aprendiendo a sobrevivir entre reflexiones y corazones

Servicios de autor

Textos a medida y contenidos exclusivos

A Break in the Clouds

Un blog sobre libros y películas

CNN

Últimas noticias en español de Latinoamérica, Estados Unidos y el mundo

Mi mente vuela

Informática, diseño, desarrollo web y más

negritasycursivas

libros e historia editorial

Literatos 4.0

"La vida es el arte del encuentro"

Red Mexicana de Periodistas de Ciencia

Periodistas y comunicadores de ciencia

Editorial ABN Arte Buhonero

Hacer libros es todo un arte

A %d blogueros les gusta esto: