Cartas y monstruos II: un zombi en Tlatelolco

Llega la segunda entrega de “Cartas y monstruos”, un espacio que preparamos para explorar la relación entre textos epistolares y la aparición de monstruos en la literatura. En nuestra primera parte, presentamos un texto sobre Frankenstein, de Mary Shelley; hoy, toca el turno a un texto escrito por uno de los autores más relevantes en el panorama actual de la literatura mexicana de terror, nos referimos a “La otra noche de Tlatelolco”, un cuento incluido en Mar Negro, de Bernardo Esquinca.

Comencemos por recapitular un poco acerca del contexto histórico al que hace referencia el texto de Esquinca. En el verano de 1968, meses antes de llevarse a cabo los Juegos Olímpicos, y con Gustavo Díaz Ordaz al frente del país, se generó un movimiento social donde los mexicanos exigían libertades políticas y civiles, mayor acceso a la democracia y la renuncia del entonces régimen, autoritario por excelencia. La tragedia ocurrió durante una manifestación de miles de estudiantes, quienes, al representar incomodidad para la clase gobernante, fueron sitiados y masacrados en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, Ciudad de México.

En “La otra noche de Tlatelolco”, el argumento histórico permanece, pero el punto de quiebre que permite introducir una especie de zombi (llamado “autómata” por el autor) es posible gracias a que, si no es propiamente un elemento epistolar, es un texto que brinda datos manifestados a manera de informe:

 

Clasificación del informe: CONFIDENCIAL

Ante la incredulidad de los soldados, los estudiantes que daban por muertos comenzaron a levantarse “sangrando por la boca y mostrando los dientes con la evidente intención de atacarnos”. Los elementos del ejército reaccionaron y acribillaron a los agresores, sin poder evitar que un soldado fuera mordido en un brazo.

 

La pareja sentimental de este cuento, Germán y Julia, ambos estudiantes, es separada durante el ataque. Julia logra sobrevivir, pero Germán es asesinado; no obstante, su destino no concluye ahí:

 

…cuando el equipo de limpieza pasó a recoger los cadáveres para trasladarlos se detectó otra anomalía… “Juro por mi madre que antes del ataque eran trece cadáveres. Y si uno de ellos pudo volver a levantarse y escapar, eso solo significa una cosa: que hay un puto muerto viviente suelto en las calles de la ciudad”.

 

En el texto de Esquinca permea la mitología azteca, de modo que el derrame de sangre ocurrido en la matanza funciona como un tributo y, aunque devuelve la vida a los caídos, solo Germán sobrevive al segundo ataque, con un único propósito en mente: encontrar a Julia.

Un monstruo moderno inmiscuido en uno de los momentos más importantes de la vida de México, canibalismo y pensamiento prehispánico; Bernardo Esquinca ofrece una de las propuestas novedosas más interesantes en su género. Si te interesa conocer el final de la historia de este zombi en Tlatelolco y quieres leer más sobre este autor, consulta el catálogo de Almadía, editorial a la que pertenece Mar Negro. Mientras tanto, te dejamos un link con el primer cuento del libro. ¡Disfrútalo!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

ARGONÁUTICA

Editorial especializada en traducción literaria

El Rincón de mi Corazón

Aprendiendo a sobrevivir entre reflexiones y corazones

Servicios de autor

Textos a medida y contenidos exclusivos

A Break in the Clouds

Un blog sobre libros y películas

CNN

Últimas noticias en español de Latinoamérica, Estados Unidos y el mundo

Mi mente vuela

Informática, diseño, desarrollo web y más

negritasycursivas

libros e historia editorial

Literatos 4.0

"La vida es el arte del encuentro"

Red Mexicana de Periodistas de Ciencia

Periodistas y comunicadores de ciencia

Editorial ABN Arte Buhonero

Hacer libros es todo un arte

A %d blogueros les gusta esto: